¡LO PERFECTO YA NO ESTÁ DE MODA!: VICTORIA’S SECRET V/S LA INDUSTRIA

Cuerpos envidiables y un fashion show del que todas sueñan ser parte. La marca de lencería norteamericana que lleva 51 años deleitándonos con sus increíbles diseños y estupendos “Ángeles”, hoy parece estar al borde de colgar sus alas. La disminución en las ventas y los nuevos cánones de belleza tienen a la prestigiosa firma bajo su propio escenario.

“Victoria’s Secret es el perfecto ejemplo de una empresa que pensaba que era demasiado grande para quebrar”, dijo a The Post la editora y fundadora de Lingerie Addict, Cora Harrington.

Una caída del 1% en las ventas del segundo trimestre ha forzado el cierre de seis tiendas a lo largo de Estados Unidos y se espera que 20 más se sumen a la lista para fines de este año. ¿La razón? Muchos hablan de un mal manejo de la moda en uno de sus elementos claves y de mayor popularidad, Pink.

“Las ventas en la misma tienda para esta marca por sí solas cayeron a mediados de año a un solo dígito”, explicó la ejecutiva de la, marca Denise Landmand.

Sabemos que los tiempos han cambiado y que el empoderamiento femenino junto con el creciente rechazo a la sexualización del cuerpo de la mujer son factores claves a la hora de publicitar. Sin embargo, pareciera que la marca no está dispuesta ha dejar su tradicional imagen y sus competidores han logrado llevarle la delantera. 

“Aerie” es el nombre de la línea de ropa interior de la marca American Eagle que ha logrado darle la pelea a Victoria’s Secret. A través de su campaña #AerieREAL, logró un aumento del 38% en las ventas del primer trimestre dando la gran sorpresa en el mercado. La campaña que mostraba mujeres con diferentes cuerpos y tallas usando lencería, logró atraer al público variado y perdido a través de una publicidad moderna e inclusiva.

Renovarse o morir es la interrogante que hoy ha bajado del pedestal a la icónica marca femenina. Las clientas ya no se sienten atraídas hacia los estereotipos de cuerpos perfectos y delgados, no se identifican con lo que se les vende y han volteado la mirada hacia nuevos ideales, donde la seguridad y la comodidad las hagan sentir bellas. Ya no quieren una marca que les diga como deben verse, sino una que les diga lo bien que se ven.

A pocos meses del gran show, ¿seguirá estancada en la fantasía de los cuerpos perfectos o pondrá los pies en la tierra para hacerle frente a los nuevos cánones de belleza?

Por: Javiera Swinburn N.

 

 

 

BY Drama QUEEN .

 

 

Alana QueenComentario